Junto al Lago, la playa Martiánez es un mito que, tras muchos cambios, mantiene su aroma como punto turístico clave, con su parte protegida por un dique, su mar abierto junto al célebre túnel, sus surferos, su negra arena, sus servicios y sus vistas hacia el Valle de La Orotava y Acentejo.