Junto a selectos restaurantes que han hecho famoso este rincón de San Juan de la Rambla, sobre todo por sus pescados y los irresistibles arroces caldosos, la zona de baño de Las Aguas bien merece una parada para disfrutar del mar, principalmente en verano, de las vistas al Puerto de la Cruz y el Norte, y de un enclave muy bello que invita a pasear por sus estrechas calles junto a la fuerza, el olor y los marcadores sonidos del Atlántico. Estar en Tenerife y no parar un buen rato en este enclave es, simplemente, un gran error del que se arrepentirá una vez que lo conozca. Si va, seguro que repite. Y come.