Uno de los puertos con más tráfico e historia de esta parte del Atlántico, convertido en referente para cruceros, marca buena parte de la idiosincrasia de la capital. Con navieras que conectan con otras Islas, la Península Ibérica y otros puntos, y con dársenas industriales, comerciales y pesqueras, este equipamiento cuenta nada menos que con tres marinas para veleros, yates, pesqueros y otras embarcaciones, lo que acrecienta sus atractivos. La cercanía del Cabildo, la plaza de España, la avenida de Anaga, de pueblos como Valleseco o San Andrés, y con la playa de Las Teresitas como remate final, dicen mucho de sus dimensiones, atractivos y prestaciones.