Las suaves formas de las pequeñas calas y entrantes de mar que salpican la costa de San Miguel de Abona regalan la posibilidad de disfrutar de refrescantes baños de sol y mar ideales para recargar energías. En esta zona, se ubica la Marina San Miguel, que permite seguir disfrutando del océano de distintas formas: bien sumergiéndose en un submarino rodeado de una rica fauna o navegando junto a delfines y ballenas en superficie. También es posible dar un paseo a pie o caballo junto a plantas autóctonas y descubrir pequeños rincones costeros que, sin duda, harán las delicias de toda la familia. Excelentes atributos como para apuntar esta visita en su agenda.