En plena reforma, esta pequeña pero coqueta playa de Santo Domingo es muy merecedora de una visita con tiempo para disfrutar de un entorno marcado por los espectaculares acantilados y las formas caprichosas de un litoral muy escarpado, que no se da en el resto de la Isla.