Una coqueta playa, muy concurrida en verano, sirve de excelente excusa para disfrutar del mar y sus frutos en los restaurantes que han hecho casi obligada su visita. Aunque de corta extensión, la zona combina a la perfección sus encantos y el fervor religioso.