La capital tinerfeña del surfing y el kitesurf no sólo ofrece una inmensa playa de arena dorada, sino que reúne todas las características para pasar un día de verdadera interacción con la naturaleza, con paseos muy atractivos en un entorno espectacular y variada oferta gastronómica.