En un entorno propicio para pasear, la playa de Montaña Pelada y zonas anexas conserva el sabor añejo de la virginidad de un baño sin contaminación visual cercana de cemento.