Esta playa hecha mito le enamorará a cualquier hora y en su inmensidad, aunque, sobre todo, en sus espectaculares atardeceres. Mencionar La Tejita, con su coqueta cala y su nudismo tolerante, es sinónimo de libertad, naturaleza virgen y buen rollo. Un lujo en un entorno flipante.