La Jaquita es un inmejorable ejemplo de playa que sorprende con marea vacía por sus amplias dimensiones, su gran potencial y la acaricia habitual del mar en calma, con o sin viento.