El casco de Garachico, una de las joyas patrimoniales e históricas de la Isla, ofrece diversas y entrañables zonas de baño, como esta pequeña, coqueta y emblemática playa situada junto al antiguo muelle. Su permanente mar en calma por el dique protector y su amplia bahía le otorgan atractivos sobrantes para darse un baño y seguir visitando un núcleo inolvidable.