El Guincho no sólo es un barrio célebre por su oferta de restauración y hospedaje rural, sino que tiene una amplia zona de baño muy visitada por residentes y que sorprende al turista que baja hasta ella.