Una de las playas más coquetas de la franja Sur en su inicio tiene la emblemática compañía de los atractivos Roques de Fasnia, municipio que, si se conoce un poco, fascina, y no es un simple juego de palabras. Su negra arena, sus amplias dimensiones, sobre todo tras el invierno, y su fácil acceso convierten esta cala en una parada más que obligada en un lugar que suele presentar un mar en buen estado y el sempiterno sol sureño. Si quiere conocer Tenerife, no obvie esta playa, que se complementa con zonas de baño y pesca en torno a Los Roques que harán también sus delicias y que nunca olvidará.