Tras una profunda reforma, la playa La Nea se ha convertido en un referente de arena negra del Suroeste del área metropolitana. De fácil acceso y mar generalmente en calma, la cala es ideal para el descanso, los baños placenteros para toda la familia y el disfrute del sol. Su cercanía al puerto de Radazul la hace atractiva también para el submarinismo, sin olvidar la pesca y los contrastes con la zona anexa de Bocacangrejo o el acantilado que la acompaña, donde suele ir gente a escalar. Sin duda, una visita más que obligada de El Rosario, junto a la capital y enfilando ya el Sur.