El puerto y refugio pesquero de Candelaria es sinónimo de buen pescado y tradición. Con una lonja y un restaurante de la cofradía de pescadores frecuentados por los que adoran los pescados, la visita resulta más que obligada para turistas y residentes en un municipio que abre la comarca Sur y que jamás le dejará indiferente. Un paseo más que agradable hasta la célebre Basílica que acoge a la Patrona de Canarias, las playas de Punta Larga y, por supuesto, los variados pescados frescos y ese inconfundible aroma a siglos de relación del hombre con los frutos del mar harán que la estancia en esta localidad le regale sensaciones impagables.