Junto a la Basílica, la conocida como playa de Los Guanches, por las esculturas de los aborígenes anexas, despliega sus amplias dimensiones en un área llena de restaurantes y comercios.