Desde la Punta de Teno, el punto más occidental de la Isla, señalado por un antiguo Faro, se divisan espectaculares panorámicas de los Acantilados de Los Gigantes, que descienden vertiginosamente hacia el mar desde alturas que alcanzan hasta los 600 metros. Lugar en el que el mar del norte y del sur se encuentran, salpicando esta zona costera de múltiples calas y charcos, así como de la playa de La Ballenita, cerca del faro, ideal tanto para bañarse en ella como para realizar múltiples actividades acuáticas, como snorkel, buceo o paseos en kayak. Sin duda, Punta de Teno es uno de los puntos más emblemáticos y bellos de Tenerife.