Playa y embarcadero de singular belleza a los que sólo se accede por el sendero que baja por el barranco y el caserío de Masca o con barcos desde Teno o Los Gigantes, travesía en la que se puede observar cetáceos.