Existen innumerables calas y charcos en el litoral buenavistero fruto de los caprichos de la lava volcánica. Un gran ejemplo es el Charco Roque, entre Las Arenas y El Fraile, que permite un baño más íntimo y tranquilo.