Esta bahía, antiguamente Los Abriguitos, ofrece tres bonitas playas de arena tostada: Abades, Los Cardones y Cueva de la Arena, que, intercaladas por curiosos entrantes de roca y zonas de arenal poco profundas, suelen estar bañadas por aguas mansas y cristalinas. Su riqueza paisajística y la biodiversidad de sus fondos, manchas de sebadal, bancos de arenas, arrecifes y cuevas sumergidas visitadas por tortugas, chuchos, algunas especies dóciles de tiburón como los angelotes y bancos de roncadores, entre otros, han hecho plantear a Abades como una de las pioneras y más grande Microárea Ecoturística Litoral Protegida de Canarias.