Convertido en uno de los principales lugares para degustar el pescadito fresco y el marisco, su puerto y su variopinto paisaje litoral resumen como pocos la relación del isleño con el mar: históricas canteras, antiguos embarcaderos de piedra, brea y tea, y otros originales rincones más recónditos.