El famoso pueblo costero del Porís oferta una céntrica y coqueta playa que crece en bajamar y que, acompañada de comercios, restaurantes, el paseo, los saltos de baño desde el muelle, y las vistas del parque eólico, La Punta y el Faro, la convierten en una visita más que obligada.