Con unos completos servicios y encarando el océano bajo la protección de dos diques, lo que garantiza aún más el mar en calma en gran parte del año, las dos playas de Troya resultan imprescindibles en cualquier visita a Costa Adeje. Su fina arena negra volcánica, sus numerosos parasoles, su limpieza y prestaciones públicas las convierten en dos de los referentes del litoral sureño. Además, se trata de dos de las playas con mayor trayectoria turística de la comarca Sur, rodeadas de una amplia oferta hotelera de gran calidad. Se sitúan a sólo 10 minutos a pie de la estación de guaguas y su contrastado prestigio le ha valido diversas banderas azules hasta ahora.